Apodos o Motes Norteños Argentinos

Apodos o Motes Norteños ArgentinosEn un minucioso trabajo realizado por el ingeniero Julio S. Storni: “Motes del Tucumán”,  se  desarrollan  los  motes  o  apodos  que  se  utilizaban  previo  a  1950  en  la  zona  del  Noroeste  Argentino.

El ing. Storni fue pionero en este tipo de investigación, dándole a los motes y su uso una orientación e investigación científica. En “Motes del Tucumán” nos hace la observación que se necesitan tres etapas para que un apodo pueda tener características de folklórico:

- Surge el mote (totalmente atribuido al ingenio popular)
- Acierta el mote (quizá la tarea más dificil, que el mote sea exacto para la víctima)
- Aprobación popular del mote (comienza la transición a Folklórico)

Para muestra, dicen, sobra un botón, así que pondremos algunos ejemplos de “Motes del Tucumán” y algunos otros apodos de gran difusión en la zona del norte.

Sapo e’ bronce: se le llama generalmente a las personas con gesto duro, de boca grande, con piel y gestos acordes al batracio de este telúrico juego.

Huncaca: Nos recuerda Storni que las huncacas son “esas lombrices o viboritas que abundan en tierras húmedas y pantanosas”, usados mucho como carnada de aficionados a la pesca. Es por ello que se le dice así a las personas de silueta larga, negra y con la piel brillosa.

Cuchi parao: El cuchi es lo que en el norte se llama chancho, o bien puerco, cerdo, etc. En este caso se usa a los que tienen los ojos siempre en busca de algo, y que además son gorditos y fáciles de agitar.

Carrasca yuta: la carrasca o charrasca es un pajarito pequeño muy inquieto que suele anidar en las viviendas y gritar muy fuerte. Se suele usar este apodo a la gente con esa característica y al no tener cola, se le dice yuto.

Chui-chui: es un apodo que se le suele poner a las personas enjutas con los hombros encogidos. Viene el mote de la expresión quichua chuy que significa “qué frío”.

Bosta i’ cojudo: se usa mucho en nuestra zona el dicho “amontonados como bosta i’ cojudo”. Esto viene de que el cojudo, macho de las yeguas, cuando éstas están en celo, hacen sus necesidades y el padrillo empieza a estirar su labio superior oliendo el aire, comienza a bostear y esta bosta se amontona en grandes cantidades. De allí el dicho.

Pila quisquido: los perros pila son esos perros con el cuero como elefante, sin pelos, y apenas un flequillo ralo. Se los usó mucho en una época a la forma de bolsa de agua caliente para ponerlos en los pies, por la alta temperatura de sus cuerpos. El dicho es para personas medio peladas y con los ojos saltones. Quisquido es aquel que no puede ir de vientre.

Chancho ensillao: se dice de las personas gordas que tienen joroba… esta joroba parece una montura. Es un apodo cruel pero de gran difusión

Lámpara sin querosene: se utilizaba en una época lámparas a querosene en los lugares donde no había electricidad… actualmente se utilizan en el campo. El término lámpara sin querosene viene de cuando estas lámparas se estaban quedando sin combustible comenzaban a flaquear y a dar luz intermitente. Se le dice a las personas nerviosas que parpadean constantemente.

Mosquito: a los borrachines se les puso este mote, porque hay que matarlos para que dejen de “chupar”.

Cemento: a las mismas personas que en el anterior, nada más que estas chupan hasta quedar duros, al igual que el cemento.

Culo con hipo: se le dice a aquellas personas que tienen renguera y mueven sus nalgas desacompasadamente. Culo es el trasero.

Pájaro lleno: a las personas flacas y con panza grande. Es sabido que los pájaros comen hasta el hartazgo y se les llena el buche quedando con una forma muy graciosa.

FUENTE

Comparte esta publicación en: