Jorge Luis Borges.

Comparte en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Jorge Luis BorgesJorge Luis Borges vino al mundo en Buenos Aires (Argentina), concretamente el 24 de agosto de 1889, de la mano de una familia decisiva en el terreno político de su país. Hijo de Jorge Borges Haslam, profesor de psicología e inglés y Leonor Acevedo Suárez.

Con tan solo 6 años tenía ya claro que quería ser escritor. Su primera fábula (1907) titulada “La visera fatal” fue inspirada en un pasaje del Quijote.

Justo en el mismo año en que estalló la Primera Guerra Mundial, la familia Borges recorrió Europa. El padre de Borges quedó ciego por lo que tuvo que renunciar a su trabajo como profesor. Pisaron París, Milán y Venecia, pero se quedaron en Ginebra.

Siendo ya adolescente devoraba clásicos como los del Votaire o Víctor Hugo. Descubre impresionado el expresionismo alemán y por su cuenta y riesgo se atreve a descifrar la novela “El golem” de Gustav Meyrink.

Hacia 1919 pasa a residir en España. Primero fue en Barcelona y luego se trasladó a Mallorca. En Madrid trabó amistad con un notable políglota y traductor, Rafael Cansinos-Assens, a quien proclamó como su maestro. Conocidos también fueron Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, Ortega y Gasset, Ramón Gómez de la Serna, Gerardo Diego, etc.

Fue gracias a las traducciones de Borges, que las obras de expresionistas alemanes fueron conocidas en España.

De regreso en Buenos Aires, su patria

Cuando regresó fundó en 1921 la revista Prismas, junto con otros jóvenes, y más tarde la revista Proa. Firmó el primer manifiesto ultraísta argentino y en un segundo viaje a Europa entregó a la imprenta su primer libro de poesía titulado “Fervor de Buenos Aires” (1923). Las ilustraciones que acompañaban al libro fueron realizadas por su hermana Norah:

Esta ciudad que yo creí mi pasado
es mi porvenir, mi presente;
los años que he vivido en Europa son
ilusorios,
yo estaba siempre (y estaré) en Buenos Aires.

A este le siguieron numerosas publicaciones más: “Luna de enfrente” (poesía, 1925), “Cuaderno San Martín” (poesía, 1929), “Inquisiciones”, “El tamaño de mi esperanza” y “El idioma de los argentinos” (estos últimos son ensayos).

Durante los años 30 su fama creció en Argentina pero su consagración internacional no llegaría hasta muchos años después. Mientras tanto ejercía sobre todo de crítico literario, traduciendo con minuciosidad a escritores tan exitosos como Virginia Woolf, William Faulkner y Henri Michaux.

En 1938 fallece su padre y es en ese mismo año que sufre un grave accidente provocado por su progresiva falta de visión.

Es poco después de esto cuando Borges necesitará permanentemente la ayuda de su madre, hermana o amigos para poder escribir sus relatos.

Junto con sus amigos Silvina Ocampo y Bioy Casares publica sus espléndidas antologías: “Antología de la literatura fantástica” y “Antología poética argentina”.

La prosa de Borges convive con el verso, porque, como él mismo afirmó: “acaso para la imaginación ambas son iguales. Felizmente, no nos debemos a una sola tradición; podemos aspirar a todas”.

Dos de sus libros más exitosos fueron: “El Aleph”, escrito en la época en que polemizaba con el peronismo, y “Ficciones” publicado en 1944.

Reñido con el peronismo

En 1945, se instaura el peronismo en Argentina y su madre y su hermana Norah son arrestadas por hacer declaraciones contra el nuevo régimen. A Borges, el gobierno lo apartó del cargo de bibliotecario que por entonces tenía, y lo nombra inspector de aves y conejos en los mercados. Un indeseable honor al que el poeta ciego renuncia, para pasar a ganarse la vida desde entonces como conferenciante.

En 1950, la Sociedad Argentina de Escritores lo nombra su presidente. Este organismo se había hecho notorio por su oposición al nuevo régimen.

En 1955, con la caída del peronismo, el nuevo gobierno lo designará director de la Biblioteca Nacional e ingresará asimismo en la Academia Argentina de las Letras. Después de todo esto, los demás títulos obtenidos van sucediéndose uno tras otro: Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cuyo, Premio Nacional de Literatura, Premio Internacional de Literatura Formentor, Comendador de las Artes y de las Letras en Francia, y un largo etcétera.

En los últimos años…

Contrajo matrimonio en 1967 con Elsa Astete Millán, una antigua amiga de juventud. Pero el matrimonio sólo duraría 3 años. Su próximo amor sería ya con 80 años, con María Kodama, su secretaria, compañera y lazarillo. Una mujer mucho más joven que él y de origen japonés, que pasó a ser su heredera universal.

Obtuvo el Premio Cervantes en 1979 pero no el merecido Premio Nobel de Literatura que tanto aclamaban para él. La Academia Sueca se negó a concederle tal mérito.

El 14 de junio de 1986 murió en Ginebra.

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa usando este sitio asumiremos que usted acepta las condiciones. Ok