Juan María Traverso “el Flaco” de Ramallo

Comparte en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Juan María Traverso nació un 28 de diciembre de 1950, ex-piloto argentino de automovilismo. Verborrágico y polémico, es el mayor emblema del automovilismo argentino de los últimos cincuenta años, habiendo ganado 16 campeonatos nacionales en toda su trayectoria.

La trayectoria de Juan María Traverso no está ligada solamente a una interminable serie de títulos y victorias. A lo largo de su campaña corrió en casi todas las categorías nacionales, habiendo hecho experiencia internacional únicamente en la F-2 en 1978 y el Turismo Italiano.

Sobre su experiencia con los monopostos comentó:

“Nunca me puse un objetivo, ni pensé que podía llegar a la Fórmula 1. Lo soñaba como cualquiera, pero no era una obsesión. A medida que se fueron presentando las cosas las hice. Lo de la Fórmula 2 se dio y lo intenté. Lo malo de esa experiencia estuvo en haberme bajado de un TC sin haber manejado en mi vida un auto de fórmula o siquiera en pista (en ruta sólo corría los Grandes Premios de TC) y no medí la situación por la que atravesaba la categoría en ese momento. En 1979, los pilotos tenían no menos de 5 temporadas en la especialidad esperando el salto a la Fórmula 1, y caí en un equipo March no oficial. Elegí el momento histórico más difícil de la Fórmula 2. Coseché resultados insignificantes para lo que se esperaba como un cuarto lugar o un récord de vuelta, pero bajo las circunstancias en las que llegué hasta a m me costó entender cómo lo había logrado.”

Es la figura máxima del automovilismo local, tanto por su talento como por su polémica personalidad.

“El auto es mecánico, no tiene la culpa. La bronca es cuando no te salen las cosas, unos la exteriorizan como yo y otros no.”

Debutó a los 20 años con un Torino en Pergamino. Fue campeón del Turismo Carretera en las temporadas 77 y 78 con Ford Falcon, en el 95, 96 y 97 con Chevrolet, y nuevamente con Ford en el 99, año en que abandona el TC.

“El Chevrolet es más fácil de manejar, más moderno y generoso aerodinámicamente con lo cual se hace más simple ponerlo a punto. Pero es menos confiable. En problemas supera holgadamente al Falcon. El Ford por ser más duro se hace difícil para llevar y equilibrar pero brinda una seguridad mecánica envidiable.

Por eso, en el TC, Ford ganó más campeonatos. Llegar y sumar te permite llegar al título. Con el Falcon corrí sin calcular que se podía parar por algo. No así con el Chevrolet. A pesar de que gané tres campeonatos corridos, tuve que sacrificar las últimas 500 rpm, compensar con muñeca y un costo mayor para la reposición de los elementos.”

También fue siete veces campeón del Turismo Competición 2000, en los años 86, 87, 90, 91, 92, 93 y 95. Es el piloto que más carreras ganó en la historia de esta categoría.

FUENTE

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa usando este sitio asumiremos que usted acepta las condiciones. Ok