Malvinas y el Rock Nacional

Malvinas Cementerio
Comparte en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Malvinas es una herida que todavía nos duele. Soldados, muchos de ellos chicos de 18 años que no estaban preparados para el combate, perdieron la vida en las islas. Jóvenes que cantaban las canciones de Charly y Spinetta, mientras sentían el frío y el abandono por parte de sus superiores. Antes del conflicto bélico, el rock nacional era sinónimo de rebeldía y no estaba bien visto por la dictadura: muchos referentes fueron censurados y varios sufrieron el exilio.

Todo cambió entre abril y junio de 1982: los interventores de las radios dieron la orden de no pasar más música en inglés. “De un día para el otro, el inglés fue erradicado del éter. El efecto fue muy extraño: las radios sonaba diferente, en otra dimensión. Por primera vez en su historia, el rock argentino tenía un espacio masivo en la radio. Y nadie hablaba, ni la prensa ni los censores, de listas de temas prohibidos”, destacó Sergio Pujol en su libro, “Rock y dictadura”.

Se dio una paradoja: muchos de esos músicos que fueron prohibidos durante la dictadura, volvieron a sonar en las radios. Los militares usaron el fervor popular a favor de su aventura bélica. Así, artistas como León Gieco, Raúl Porchetto, Charly García y Mercedes Sosa volvieron a la primera plana.

Algo curioso pasó con “Sólo le pido a Dios” de León. Un tema que el músico había publicado en 1978, en respuesta a un probable conflicto armado entre Chile y Argentina. “Es algo muy desagradable, esa canción estuvo prohibida durante la dictadura y después cuando perdimos la Guerra de Malvinas la declararon de interés nacional. Me dio repugnancia por la gente que lo hizo, los militares, y dejé de cantarla por tres años hasta 1985 que regreso haciendo De Ushuaia a La Quiaca. Me sentí usado, son las estupideces que hicieron estos dictadores” contó el músico.

Todo sonaba distinto en las radios; eran los mismos locutores, los mismos programas, las mismas publicidades, pero con otra música. Los musicalizadores se encontraron con la dificultad de no conseguir material en castellano. Los últimos años habían sido modestos en materia discográfica. Muchas voces habían sido calladas.

Juan Costa, en ese momento musicalizador de Radio Del Plata, recordó años atrás a TN.com.ar cómo fue su tarea: “Teníamos una FM, el 90 % de las canciones que pasábamos eran en inglés. Había poco material. En nuestro caso teníamos muchos programas grabados. Recuerdo que ese 2 de abril tuvimos que trabajar en vivo con la programación. Hubo que cambiar las cortinas, los comerciales y hacer los programas en vivo. Estuve tres días sin salir de la radio. Había que cambiar todo, teníamos que llenar el aire ya que el 90 % de la radio era musical”.

Los músicos, el público, y la solidaridad

Gran parte de los artistas y empresarios musicales tuvieron la iniciativa de ayudar a esos chicos que la estaban pasando mal en las trincheras. La idea de hacer un festival para recaudar fondos nació de Oscar López, Daniel Grinbank y Pity Irrunigarro. Luego de varios cambios de locaciones, a último momento se decidió hacerlo el 16 de mayo, en la cancha de rugby del club Obras Sanitarias. El Festival de la Solidaridad Latinoamericana, así se lo llamó, fue transmitido en directo por canal 9 y dos radios, FM del Plata y FM Rivadavia.

El público fue todo un récord: 70 mil personas que deliraron con las actuaciones de Ricardo Soulé, Edelmiro Molinari, Dúo Fantasía, Dulce 16, Pappo, Rubén Rada, Juan Carlos Baglietto, Piero, Zas, Litto Nebbia, Spinetta, Nito Mestre, León Gieco, Charly García y David Lebón, entre otros.

Revistas especializadas como Pelo, le dedicó un número especial con todos los detalles del evento bajo el título “El rock en el frente” y el “Expreso imaginario” no perdió detalle en su cobertura. “La música progresiva nacional, que es parte de un lenguaje universal de amor y comunicación se hace presente en este momento histórico para ratificar la voluntad constructiva de un pueblo en paz” fue la consigna.

“Ese mediodía, a las puertas de Obras se estacionaron camiones del Ejército, pero esta vez no para llevarse gente, sino para cargar todo lo recaudado: 50 camiones de abrigos y alimentos”, describió Sergio Pujol.

La Guerra de Malvinas marcó una bisagra dentro del rock argentino. Fue el impulso para muchos grupos y solistas (Sumo, Los Redondos, Soda Stereo) que lograrían la masividad ya en tiempo de democracia.

FUENTE

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa usando este sitio asumiremos que usted acepta las condiciones. Ok