Matías Ola, une los océanos del mundo

Matias Ola, une los oceanos del mundo
Comparte en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Matías Ola, el nadador argentino que une los océanos del mundo, el tucumano de 32 años se prepara para conquistar la isla de Manhattan a pura brazada.

En los últimos años, diversos estudios científicos confirmaron que el nombre de una persona influye en su destino.

En la historia de la humanidad es conocido el caso de Abraham, que en hebreo significa “padre de multitudes” y en Argentina también hay unos cuantos casos: la exjueza Mirtha Esley, el periodista de espectáculos Luciano Chimento, una diseñadora de jardines bautizada como Rosina Campo de Olivo, el obstetra Daniel Cesaris y una empleada doméstica llamada Concepción Gallardo Limpia.

Pero el caso más emblemático puede ser el del nadador de aguas abiertas Matías Ola, quien está a punto de marcar otro hito en su historia personal.

Este viernes, a la hora en que Buenos Aires transita su hora pico y miles viajan apretujados en subtes y buses, Matías se lanzará a las aguas del río Hudson para dar la vuelta a la isla de Manhattan, en Nueva York, sin traje de neopreno.

La travesía es en el marco de su proyecto Unir el mundo, con el que ya llevó su mensaje de paz a Medio Oriente, el Magreb y las Islas Malvinas, entre otros sitios.

“Las travesías que hago suponen un concepto totalmente diferente al que tiene un nadador de competición. Cuando me encuentro ante una nueva oportunidad de nadar en cualquier lugar del mundo, pienso en la cantidad de personas que están motivándose a ser mejores día a día, simplemente por seguir este mensaje. También, es una forma de mostrar que desde Argentina estamos a favor de la paz y unidad en el mundo”, dijo en diálogo con EL PAÍS desde Nueva York. Sin embargo, no todos están ávidos de escuchar su mensaje.

En marzo de 2015, Matías y la nadadora británica Jackie Cobell unieron a nado las islas Malvinas, con el objetivo de fraternizar a dos culturas que están en permanente provocación.

“Fueron seis kilómetros sumergidos en una temperatura de cinco grados, una experiencia muy linda que hicimos en dos horas y 37 minutos. En todo momento recordé a la gente que dio su vida en la guerra, por eso nuestro mensaje fue muy neutral y nunca hubo una intención de generar algo patriótico pero Malvinas fue uno de los lugares donde me sentí más limitado a actuar con libertad”, recuerda Matías,

“El pueblo es muy chico, se divulgó muy rápido la noticia y el gobierno de las islas estaba en completo desacuerdo con lo que estábamos haciendo. Ellos decían que no necesitaban un mensaje de paz porque vivían en paz, entonces no nos dieron ningún tipo de apoyo y nos ponían policías para seguirnos todo el tiempo”.

Matías nació hace 32 años en la provincia de Tucumán, una región a la que llaman ‘el jardín de la República’ dado que allí se gestó la independencia argentina de la corona española.

Es un sitio seco y con temperaturas que en verano pueden arder.

“Recién aprendí a nadar a los 21 años. Antes de eso estaba en la universidad y mi apellido era para risa porque todos decían que era un doble saludo: ‘Hola Ola’, me decían. Cuando empecé a ser nadador, sin pensarlo, di un giro sobre la forma en como relacionan mi apellido. Así que ahora digo que nadar hasta me hizo bien psicológicamente”, recuerda.

Tanto le gustó nadar que a los seis meses de haber aprendido, estaba federado, aunque la competencia contra nadadores que entrenan desde niños era muy desigual.

“Comencé a investigar por redes sociales a los nadadores de aguas abiertas y ahí descubrí la natación de aventura, una disciplina sin competencia y que permite llevar un mensaje o un fin solidario. Ahí nació mi idea de unir el mundo”.

Su idea, ahora, es completar el reto de los siete océanos, un desafío que sólo pudieron superar siete atletas.

Para ello deberá completar los canales de Moloka’i, Catalinas, Tsugaru, de la Mancha y del Norte (en Escocia) y los estrechos de Gibraltar y de Cook.

El nadador se ha acostumbrado al frío a puro entrenamiento en la Patagonia argentina. Así es que, además de Malvinas, no tuvo inconvenientes en lanzarse a las aguas del estrecho de Gibraltar, el de Bósforo y el de Bearing, el Golfo de Jordania, el mar de Bismarck en Indonesia, el Canal de Beagle y, hace 20 días, intentó cruzar el canal de Moloka’i, en Hawái, pero a diez kilómetros de la meta sufrió fuertes corrientes marinas que le hicieron nadar casi cuatro horas en el mismo lugar hasta que, junto con su equipo, decidieron dejarlo para otra oportunidad.

Las olas no son el único enemigo que Matías Ola tiene en el agua:

“He tenido experiencias de picadura de medusas y de encontrarme con tiburones. A veces me expongo demasiado, pero voy acompañado por un equipo que me apoya en todo momento. Para este tipo de faunas tenemos dispositivos electrónicos que ahuyentan”.

El nado al alrededor de la Isla de Manhattan es un reto que persiguen muchos grandes nadadores del mundo para conseguir el título de la Triple Corona, que implica superar, además, el cruce a nado del canal de la Mancha y el de Santa Catalina, en California, el desafío que le espera para fines de mes.

Pero a Matías no lo mueve la competencia:

“Mientras el mensaje se difunda es lindo lo que hacemos. Más allá de que me apasiona nadar, a mí me gusta mucho lo que logro generar con el mensaje”.

Son, en total, 47 kilómetros que le demandarán entre nueve y 10 horas de nado continuo.

La provisión de alimentos y líquidos se hace mediante kayaks, cada 20 o 30 minutos.

“Dicen que el rio Hudson es el más contaminado que existe y que hay una parte en el que muchos atletas vomitan por la suciedad, pero voy a estar preparado tanto para eso como para afrontar el cansancio. Cuando asalta lo emocional, es bueno pensar en el sacrificio que hiciste, en tu familia y en cuanto te has preparado, porque el esfuerzo no sólo es mío”, cierra Matías, el amigo de las olas.

FUENTE

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa usando este sitio asumiremos que usted acepta las condiciones. Ok