Origen de la figura del gaucho

Origen de la figura del gaucho
Comparte en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

El 6 de diciembre se recuerda la gesta y la impronta del gaucho.

“El Gaucho Martín Fierro” es un poema narrativo, escrito en verso por José Hernández en 1872, obra literaria considerada ejemplar del género gauchesco.

Debido a que tiene una continuación, “La vuelta de Martín Fierro”, escrita en 1879, este último libro también es conocido como “La vuelta” y la primera parte, como “La ida”.

Ambos libros han sido considerados como libros nacionales de Argentina, bajo el título genérico de “El Martín Fierro”.

Este libro ha aparecido literalmente en cientos de ediciones y ha sido traducido a más de 70 idiomas, entre ellos al esperanto y al quichua.

Aquí me pongo a cantar, al compás de la vigüela que al hombre que lo desvela una pena extraordinaria, como la ave solitaria con el cantar se consuela.

Esta es la primera estrofa del Martín Fierro.

La palabra gaucho tiene su origen en el quichua y mapuche “huacho”, que significa huérfano. Su origen es el resultado de la mezcla de dos civilizaciones: la europea y la de los nativos de lo que hoy en día es Argentina.

Posiblemente los primeros gauchos fueron personas que rompieron sus ataduras con el pasado y se marcharon a la soledad de la gran Pampa donde había agua, pasto y ganado.

Desarrollaron una increíble habilidad para dominar el caballo, como así también para usar las “boleadoras” (tres piedras ligadas por una cuerda que, al lanzarse, se enredan en las patas de las reses), el cuchillo, el lazo y las técnicas adecuadas para la salazón, método destinado a preservar los alimentos, de una de las mejores carnes del mundo.

El 6 de diciembre se celebra el Día Nacional del Gaucho porque en esa fecha se publicó, pero del año de 1872, por primera vez “El Gaucho Martín Fierro”.

Hernández, desde la voz de Martín Fierro, le mostró al mundo cómo era la vida del hombre de campo, su amor por la libertad, por su tierra, su hombría, su coraje.

El gaucho era una persona de gran respeto y cumplía sus palabras, también conocido por su solaridad y hacer favores (gauchadas).

Hoy en día “los acutales gauchos” van ataviado con bombachas, sombrero o boina, pañuelo al cuello, espuelas y facón afilado al cinto, desempeñan actividades en las estancias, no solo de la llanura pampeana, pero también de en la región de Mesopotamia.

Autor: National Geographic Traveler Fecha: 2017-12-06

FUENTE

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa usando este sitio asumiremos que usted acepta las condiciones. Ok