Vinos para descubrir la historia

Comparte en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

vinos para descubrir la historia“Al recorrer los viñedos, degustando las uvas y observando las características de plantas tan viejas y retorcidas por el paso del tiempo, es muy difícil no detenerse a mirarlas y pensar qué bueno sería realizar un proyecto sobre estos viñedos especiales que nos traen a nuestra mente la labor que realizaron nuestros abuelos e incluso nuestros bisabuelos”, dice Alejandro Pepa, enólogo de la bodega El Esteco, al referirse a viñedos antiguos que hoy se encuentran en las fincas que la bodega posee en Cafayate, Salta.

La idea de rendir homenaje a estas vides añosas que constituyen un patrimonio de la viticultura argentina -y a quienes las plantaron y cuidaron a través de las décadas- tomó forma en la línea El Esteco Old Vines, que por estos días saldrá a la calle con cuatro exponentes: un torrontés, una criolla, un malbec y un cabernet sauvignon, elaborados con vides plantadas en 1945, 1958, 1946 y 1947, respectivamente. Para crear esta línea, el equipo que conducen Pepa y el ingeniero agrónomo Francisco Tellechea recorrieron los viñedos “marcando las plantas de los sectores que sobresalían por su sanidad de uva y por sus frutos tan sabrosos”.

Valoradas por los conocedores, muchas marcas reconocidas internacionalmente incluyen en su etiqueta la leyenda Old Vines o, en francés, Vieilles Vignes, para destacar que el vino ha sido elaborado con uvas provenientes de vides antiguas, las que como resultado del paso del tiempo producen rendimientos menores pero uvas de mayor calidad. La Argentina posee un interesante puñado de vinos de viñas antiguas, aunque quizás no tantos como uno desearía debido a la arraigada costumbre de arrancar plantas añosas, ya sea siguiendo las modas -sacar plantas de criolla para plantar en su lugar malbec, por ejemplo- o el avance del mercado inmobiliario que convierte viñedos en barrios cerrados en un abrir y cerrar de ojos.

De ahí que la puesta en valor de las viñas antiguas pueda ser considerada toda una declaración de principios: “Estos cuatro viñedos tienen una linda historia que contarle a la gente, un historial en su espalda que lo hacen diferentes -afirma Alejandro Pepa-. No sabemos si llegarán a ser los varietales “ideales” con el mejor puntaje en la crítica especialista, pero si sabemos que son especiales y únicos”.

En la Argentina son contadas las etiquetas de los vinos en las que se destaca la edad de los viñedos en los casos en que éstos son añosos (con suerte, es un dato que aparece, chiquito, en las contraetiquetas). Es por ello que a continuación va una pequeña lista de grandes vinos elaborados con uvas cosechadas de plantas de y hasta 150 años de antigüedad.

El Esteco Old Vines Cabernet Sauvignon 2015

Bodega El Esteco

Los cuatro integrantes de la nueva línea de la bodega salteña son excelentes exponentes del concepto Old Vines, pero es el cabernet sauvignon el que aquó destacaremos por su delicadeza y elegancia, dos características que contrastan con la intensidad que uno habitualmente espera encontrar en un cabernet cafayateño. Precio: 435 pesos.

Cheval Des Andes 2012

Cheval Des Andes

A esta altura, un clásico de los blends argentinos. Lo que no siempre se destaca es que al uvas provienen de variedades francesas plantadas en 1929 en Las Compuertas, Mendoza, que aún hoy son regadas por el tradicional método de conducir el agua proveniente de la Cordillera de los Andes a través de pequeños surcos que atraviesan la viña. Precio: 1100 pesos.

Norton Lote Agrelo Malbec 2012

Bodega Norton

Noventa y cinco años tiene el malbec del viñedo de la Finca Agrelo, en Luján de Cuyo, con el que se elabora este tinto intenso y concentrado en boca, que a primer contacto se ofrece cerrado. y que el tiempo en copa muestra toda su complejidad. La única aclaración es que no se vende solo, sino con los otros dos malbecs Lote (La Colonia y Lunlunta). Precio: 1600 pesos (los 3 Lote).

Colomé Reserva Malbec 2010

Bodega Colomé

Colomé, la bodega en funcionamiento más antigua de la Argentina, cuenta con viñedos de 150 años de antiguedad. Esa es la edad de parte de las vides plantadas en el Viñedo Santa Jacoba (las más jóvenes tienen 90 años), con las que se elabora este malbec intenso y complejo, que ofrece los aromas y sabores típicos de los malbecs de los Valles Calchaquíes Precio: 900 pesos.

Don Nicanor Single Vineyard Malbec Finca Villa Blanca 2010

Bodega Nieto Senetiner

Malbec plantado en 1925 en Vistalba, Luján de Cuyo, el de la Finca Villa Blanca da lugar a uno de los topes de gama de la bodega Nieto Senetiner. Con aromas a frutos negros y violetas, este tinto concentrado y de largo final de boca es ideal para los amantes de los vinos clásicos, con una buena dosis de madera. Precio: 700 pesos.

Kaikén MAI 2012

Bodega Kaikén

Curioso este viñedo, plantado hace más de 100 años en Vistalba, y que hoy es manejado según los preceptos de la agricultura biodinámica, que postula seguir los astros para determinar los mejores momentos de poda y de cosecha. El tinto es un malbec super concentrado, con notas especiadas, que requiere ser decantado antes de ser servido. Precio: 720 pesos.

Teho Grand Cru Les Velours 2013

Bodega Teho

Las siete hectáreas del viñedos Tomal, ubicado en La Consulta, cuentan con vides plantadas en 1940, a partir de las cuales se elaboran los tres Grand Cru de Teho, que se venden juntos. Les Velours se destaca por su concentración y complejidad, pero por sobre todo por su paso por boca aterciopelado. Precio: 2940 pesos (los tres Grand Cru).

(Los precios de los viños elaborados a partir de viñas viejas, casi no hace falta aclararlo, son elevados o muy elevados, ya que sus plantas ofrecen rendimientos muy pequeños)

Epílogo: rescatar el patrimonio

Existen en la Argentina casos de viñedos antiguos que, si bien de que sus uvas no se utilizan para vinificar vinos, son cuidados por su valor histórico y cultural. Es el caso del sector apodado “el museo”, en los viñedos de la Finca La Merced que la Bodega Etchart posee en Cafayate, que alberga plantas mezcladas de criolla y torrontés de 154 años de antiguedad. Claro que este tipo de cuidado no siempre es habitual, e incluso todo lo contrario: en Mendoza es más común que el avance inmobiliario lleve a arrancar plantas antiguas que a darles cualquier tipo de atención.

Sin embargo, existen soluciones posibles. Cuenta José Manuel Ortega Fournier, propietario de la bodega O´Fournier en Mendoza, que en Ribera del Duero, España, donde también produce vinos: “Teníamos unas vides de 60 años que estaban en una zona muy arenosa no tan apta. Más de la mitad del viñedo, por lo que decidimos trasladar las vides viejas que quedaban y trasplantarlas a una zona de mejores condiciones de suelo. Tuvimos un prendimiento de más del 90% de las vides transplantadas”.

La experiencia, afirma Ortega Fournier, podría replicar en Mendoza: “Ante la continua agresión a viñedos viejos alrededor de la ciudad de Mendoza, se debería obligar a los desarrolladores inmobiliarios a que se comprometan a trasplantar los viñedos a otra área si quieren obtener el permiso de construcción -sostiene-. Es patrimonio de la viticultura que se va a perder por generaciones”.

FUENTE

Utilizamos cookies para asegurar que le ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si usted continúa usando este sitio asumiremos que usted acepta las condiciones. Ok