17 de octubre de 1945

17 de octubre de 1945

Comparte en ...

El 17 de Octubre de 1945 el pueblo trabajador salió a la calle para exigir la libertad del entonces Coronel Don Juan Domingo Perón quien había sido encarcelado por su abierta posición en defensa de la comunidad obrera. 

Este hecho revolucionario que movilizó a millares de personas como nunca antes se había visto, constituyen una bisagra en la historia de nuestra Nación, por cuanto junto a la figura de un Coronel, entra en acción con una fuerza arrolladora una masa social hasta en ese momento prácticamente sin influencia alguna en el dictado de los destinos del país: La clase obrera.

Esta es una fecha insigne que posicionó a los trabajadores en el centro de la escena social y política. La detención de Perón fue el detonante que aceleró la decisión del movimiento sindical. El obrerismo entendió que había llegado su hora para irrumpir en el escenario político, para mejorar y consolidar las reivindicaciones logradas como la jomada de trabajo, el descanso dominical, la negociación colectiva, las mejoraras salariales y muchas otras conquistas.

La Confederación General del Trabajo C.G.T. Regional Concordia recuerda hoy con viva emoción a todos los hombres y mujeres que protagonizaron la gran epopeya del 17 de octubre de 1945, un hecho que sorprendió al mundo y que significó el punto de partida de la revolución social más importante de Latinoamérica: la revolución Justicialista.

El movimiento obrero organizado conmemorará esta jornada sublime con un acto de homenaje, oración y recuerdo en la Cruz Mayor del Cementerio de nuestra ciudad (Feliciano y Las lleras! el Jueves 17 De Octubre de 2019 a la hora 10 de la Maftana.

“Instalado en el tiempo con toda su capacidad de perduración, el 17 de Octubre de 1945 mantiene inalterable sus rasgos esenciales, particularmente en los trabajadores en cuyo espíritu se adentró como una señal inequívoca, iluminadora, ligada al nacimiento de reivindicaciones largamente esperadas, unidas al fervor que origina la identificación con el suelo propio. La imagen de aquella marea humana, su encendido fuego revolucionario, mantiene su contenido de certidumbre y de pasión, y su flamear de bandera que se empeña en continuar izada en lo más alto del firmamento.”

FUENTE

Comparte en ...