El tiempo - Tutiempo.net

Cecilia Buchta se enamoró de Compostela

Cecilia Buchta se enamoró de Compostela

Comparte en ...

Esta argentina que tiene 63 años y conserva las ganas de emprender, de perseguir sus sueños y hacer cosas nuevas. Cecilia Buchta Álvarez es, ante todo, una mujer positiva y con iniciativa.

Por eso cuando esta argentina —afincada en España desde hace tiempo— llegó a una Compostela que la enamoró, cuenta, decidió quedarse junto con su hijo Rodrigo. «Sentí algo mágico, una tranquilidad que me gustó mucho. Estos parques verdes, el casco histórico…», recuerda. Eso fue en febrero, y apenas tuvo tiempo de disfrutar de la ciudad.

Se interpuso el confinamiento. La primera ola no se llevó su ilusión y en octubre inauguraba la tienda que siempre había soñado en el número 44 de la Rúa do Vilar (frente al Casino), Xirasol, donde venden complementos y bisutería de mujer fabricados en corcho y coco, de forma artesanal. «Abrimos con muchas ganas cuando comenzó la nueva normalidad. Todo el mundo volvía a salir a la calle y muchos creímos que esto se acababa, pero la realidad a veces nos golpea…», dice con un marcado acento argentino.

Sin embargo, Cecilia es de las que miran hacia adelante y confía en que la vacunación traiga tiempos mejores. En una zona monumental sin apenas vecinos ni turistas las ventas actualmente no son muchas, reconoce, pero «entró mucha gente al local para decirme que tenía cosas muy bonitas u originales, aunque no pudieran comprarlas.

Eso me levanta el ánimo… La verdad es que nos hemos cruzado con gente buena, muy cálida, desde que llegamos, lo que ayuda a seguir adelante», añade esta comerciante con raíces austríacas por parte paterna y asturianas por la materna. Si bien ejerció como bioquímica (su profesión) casi toda su vida, confiesa que «siempre tuve ganas de tener una tienda así».

Se asoció en esta aventura con su prima, Patricia Álvarez, que «iba a venirse de Buenos Aires, pero no pudo aún». Ambas tenían claro que querían «utilizar materiales naturales y ofrecer algo distinto. Son productos ecosostenibles de diseño, y están hechos a mano, un trabajo que hay que valorar mucho». Gran parte de ellos están, además, aprobados por la organización por los derechos de los animales PETA, lo que «también era importante para nostras».

En breve, además de bolsos, carteras y bisutería en corcho y coco, introducirán también complementos realizados en fibras vegetales como rafia o paja. Cuentan, además, con la ayuda de Rodrigo en todo lo que tiene que ver con las redes sociales y el comercio digital, ya que en Xirasol «hacemos envíos económicos a toda Europa, América, Asia y Oceanía», indica la madre.

La comerciante destaca sobre los complementos de coco y corcho que, «además de orgánicos, son muy livianos, impermeables y fácilmente lavables, una ventaja frente al cuero o la piel»; y se combinan en su bisutería con cuentas de cerámica, piedras y zamak (aleación de metal con enchapado de plata antigua).

FUENTE

Comparte en ...