Cocineras argentinas de Street Food Latinoamérica

Cocineras argentinas de Street Food Latinoamérica

Comparte en ...

Conocé a las cocineras argentinas de la serie Street Food Latinoamérica. Hablamos con Romi y Pato las dueñas del puesto del Mercado Central que aparece en Street Food Latinoamérica de Netflix.

En el medio de una «nave» (como ellas llaman a los galpones del Mercado Central) se encuentra su «boliche». Hoy muy cambiado por las medidas sanitarias que exige la pandemia, Las chicas de las Tres (así se llama) de Pato y Romi funciona como un gran oasis de comida casera para todos los trabajadores del inmenso lugar que abastece a todo el país. En ese puesto de color rojo, con banquetas y una barra de madera trabajan Patricia Rodríguez y Romina Moore y hacen -según expertos aseguran- , entre otras cosas, la mejor tortilla argentina (rellena con jamón y queso). El local está ahí hace más de 30 años y pertenece a la familia de Pato, ella asegura que aprendió junto a su papá quien le transmitió la cultura del trabajo y la pasión por la comida. Romi venía de trabajar en un local de comidas rápidas (se conocieron jugando al fútbol y se enamoraron) se sumó hace 11 años al negocio. Hoy son una dupla inseparable y emblemática para todos los que recorren el mercado central de Buenos Aires.

Sorpresivamente Las chicas de la Tres (antes llamado Lo de Pato) ganaron popularidad en todo el mundo. Pato y Romi son unas de las protagonistas del capítulo de la docuserie gastronómica Street Food: Latinoamérica, que se estrenó ayer en Netflix y fue creada por los mismos productores de Chef´s Table. En el día del estreno hablamos con ellas sobre esta experiencia y su local en el Mercado. Ambas aseguran estar súper contentas y conformes con el capítulo. «Nos levantamos a las cinco de la mañana para verlo, no podemos creerlo», cuentan.

– ¿Cómo fue la experiencia de participar de Street Food: Latinoamérica?

-Pato: Fascinante. El año pasado veíamos en casa la primera edición y nos preguntábamos en dónde filmarían la siguiente. Mirábamos los capítulos y soñábamos con los colores, los platos y jamás imaginábamos que podíamos estar ahí. Y el año pasado un chef y una prestigiosa periodista gastronómica (Sorrel Moseley-Williams) nos visitaron y nos contaron de la posibilidad de participar en la edición latinoamericana. Realmente fue un sueño cumplido.

-¿Cómo describirían «el boliche»?

-Romi: Si bien no somos un espacio de comida callejera, porque estamos en un galpón que se venden frutas y verduras, funciona como tal. El Mercado Central es mágico y genera miles de fantasías, por eso me encantó que lo muestren en la serie y la gente de toda Argentina y el mundo puedan recorrerlo a través de la pantalla. Tenemos en medio de un pabellón un espacio chico de color rojo, donde servimos comida. Pato los consiente y, yo los reto (risas).

-¿Cuáles son los platos que más venden?

-Pato: Realmente hacemos lo que nos piden y cuándo nos lo piden. Nuestros clientes son como los niños y siempre piden lo que no tenemos, pero se lo preparamos igual. Los queremos mucho, son todos personajes fantásticos y cuando pasan por nuestro lugar se sienten en casa. La tortilla es nuestro plato más vendido y creo que es porque lleva su proceso y cada vez es más difícil cocinar en la casa, por los tiempos y los costos. Por eso, cuando pasan y la ven la memoria emotiva los obliga a pedirse una porción, lo mismo sucede con las bombas de papa rellenas con jamón y queso.

FUENTE

Comparte en ...