Día del panadero

Día del panadero

Comparte en ...

Se celebra hoy, desde 1957, el “Día Nacional del Panadero”. Río Gallegos es la ciudad de mayor movimiento de estas pymes. Los trabajadores buscan implementar una ley nacional en defensa de su ocupación. El secretario general del sindicato habló con La Opinión Austral.

Cada cuatro de agosto, en Argentina se celebra el “Día Nacional del Obrero Panadero”. Cuenta la historia que originalmente se conmemoraba la creación de la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos, algo así como el primer sindicato de obreros panaderos, instituido un 4 de agosto de 1887. Sin embargo, recién en 1957, la fecha fue reconocida como el Día Nacional del Panadero por el Congreso Nacional argentino.

Argentina es el país de la región de mayor consumo de este alimento

Se trata, sin dudas, de una de las profesiones que más empeño y esfuerzo exigen a sus trabajadores. El pan tradicional fabricado en panadería se obtiene a través de un proceso no automatizado, con bajos niveles de tecnificación y es intensivo en mano de obra. Además, son las mismas personas que trabajan en horas de la madrugada para que aquellos que arrancan su día al amanecer puedan disfrutar del pan caliente.

Santa Cruz

En la provincia de Santa Cruz, el sector cuenta con 2.400 trabajadores activos -aproximadamente- en todo su territorio. Sólo en Río Gallegos se encuentra la mitad de esa gran fuerza laboral.

“A pesar de las dificultades que atravesamos la humanidad toda con la pandemia, nosotros hemos continuado trabajando y eso es positivo”, afirma Luis León, secretario general del Sindicato de Panaderos, a La Opinión Austral.

Sin desconocer que los trabajadores deben organizarse para hacer valer sus derechos salariales y laborales, aseguró que el escenario actual trajo algunas oportunidades. Sucede que no se han registrado cierres de panaderías, sino que las casas centrales hasta “abrieron sucursales, por lo que tenemos trabajo”, aseguró.

Las panaderías fueron declaradas “esenciales” desde el inicio de la pandemia

Uno de los desafíos de la Federación Argentina y Unión de Panaderías y Afines (FAUPPA), a la que adhieren desde Santa Cruz, es el impulso de una ley nacional de salubridad para que el alimento sea vendido solamente en el lugar que se produce. “Evitaremos que nuestros trabajadores hagan el reparto, se trata de una tarea de riesgo hoy ante la pandemia”, describió León.

Además, puntualizó que la iniciativa generaría a un abaratamiento del producto porque “no habrá que distribuirlo en los almacenes de barrio, que a su vez ese comercio busca sacarle una ganancia”, remarcó. “Queremos defender las panaderías y nuestro trabajo”, subrayó.

Actualidad

En enero de este año se conoció un informe, del Grupo Puratos, que observa lo siguiente: “Los argentinos usan pan para todo y en distintos momentos del día: en el desayuno, en el almuerzo, en la merienda o en la cena, en los tradicionales asados, cuando se arma un choripán o un sándwich o el pancho”; “para armar una tostada, para mojar en la salsa de las pastas o comer incluso como budín, aparece el pan”.

El consumo per cápita de Argentina es el segundo más alto de la región con 72 kilos anuales, después de Chile -según datos de la industria-, algo que ubica al país entre los de mayor consumo a nivel mundial. Aún más alto que Francia y varios países europeos.

Sin embargo, quienes forman parte de la industria tienen otra mirada. “Hace una década atrás la producción diaria era de 10 bolsas de 50 kilos de harina, hoy es solamente la mitad”, sostuvo tiempo atrás a La Opinión Austral José Fajardo, propietario de una panificadora de Piedra Buena.

Más allá de los desafíos que presente el mercado, el pan nuestro de cada día seguirá estando en la mesa de cada argentino, inclusive entre quienes se animan a las recetas fáciles para prepararlo en sus propias casas

FUENTE

Comparte en ...