Ecomuseo de Flora y Fauna

Ecomuseo de Flora y Fauna

Comparte en ...

El ecomuseo que muestra la flora y fauna de El Challao. El paseo ideado por una fundación local y vecinos. 5 estaciones de interpretación, detenimiento y lectura y más.

Mendoza ya cuenta con su primer ecomuseo a cielo abierto, en El Challao y está disponible a todo el público.

Este espacio ambiental, artístico y educativo quedó inaugurado oficialmente hace unos días; y el recorrido ya está disponible para aquellos que ansíen adentrarse en los orígenes de esta zona de Mendoza (y más allá también).

“En cada estación se van tomando conceptos y uno va entendiendo la inter relación de flora y fauna. No hay otro eco museo de este estilo en Argentina y se ha trabajado muchísimo en el tema de la identidad porque es algo que no nos es indiferente. El pedemonte es todo un ecosistema, y hay que percibirlo así”, destacó la presidenta de la Fundación Pedemonte, Brenda Junín. Precisamente es esta ONG quien encaró el proyecto -que fue elegido por la Embajada de Nueva Zelanda como uno de los ganadores para recibir financiamiento- y quien se encarga de coordinarlo,

“’Eco museo del pedemonte, donde el agua nos cuenta una historia’ es el nombre de este espacio de ciencia y arte. El desafío es que se trata precisamente de un museo vivo; donde en lugar de tener un animal embalsamado para que todos lo vean exhibido, hay información sobre todas las especies -flora y fauna- que se encuentran en la zona. Uno puede verlas o no mientras esté en el lugar, pero este es su hábitat”, resumió Junín. Y casi como si se tratara de una puesta en escena planificada y pre armada, en ese momento planeó sobre el lugar un águila mora. “También es muy común encontrarse con zorros grises”, agregó la médica veterinaria.

Estaciones

El espacio didáctico se ubica en las inmediaciones de la Villa Marista y está pensado para que se pueda recorrer en vehículo (el itinerario completo toma 40 minutos), en bicicleta (90 minutos) o simplemente a pie (180 minutos); con muchísima calma, paciencia y dispuesto a descubrir todo sobre el pedemonte.

Antes de detallar una por una las estaciones resulta indispensable aclarar que no necesariamente siguen un orden predeterminado y creciente o decreciente. Por esta razón es que la siguiente enumeración resulta casual, en base a como se decidió hacer el recorrido en los días posteriores a su inauguración.

La primera de las estaciones del circuito -que va siguiendo un recorrido paralelo al asfalto, aunque con la posibilidad de adentrarse unos metros hacia el oeste en cada parador- es la Geomorfológica. “Aquí está detallado todo lo referido a los orígenes del pedemonte, desde que era un lago salino hace más de 250 millones de años. Acá se detallan las muestras de vida del lugar”, resumió Brenda.

La segunda de las estaciones es la de Biodiversidad flora nativa. Se explica cómo se da la adaptación de los cactus y su forma, el valor de la jarilla y del resto de la vegetación y por qué resulta tan importante la fijación que se hace en el suelo. “La flora nativa es un recurso medicinal y culinario desde la época de los pueblos nómades, y es clave no hacer desmonte de ella”, indicó.

La siguiente estación es la de Pedemonte nocturno, “Se explica y se puede observar cuál es nuestra fauna que aparece en la noche. Búhos, murciélagos, alacranes, entre otros. Y se difunde la importancia que tiene en lo vinculado al control poblacional de otras especies. También habita aquí el gato montés. A este último probablemente no se lo pueda ver nunca, porque es muy sigiloso. Pero todas las mañanas encontramos sus huellas”, explicó.

El cuarto parador es el Cultural. Aquí se muestran todos los hitos patrimoniales y está por ejemplo el acueducto histórico de El Challao, que funcionó entre 1816 y 1834 en los años de San Martín como gobernador intendente de Cuyo. “Ese hito está desde que la patria es patria, cuenta la historia de Mendoza. Lo mismo ocurre con la capilla de la Virgen de Lourdes. Incluso aquí estuvo el primer centro de experimentación agraria de Carlos Thays. Antes de inaugurar el parque, él hizo toda su experimentación acá”, siguió Junín.

La quinta y última estación -o primera e inicial, es indistinto- es la de la Fauna nativa. “En el pedemonte hay más de 130 especies de aves. Acá se explican las zonas de avistaje y cómo son los trinos de algunos de estos ejemplares. A la fauna nocturna que está en el parador específico se suman las aves y los zorros grises. Un poco más abajo de esta estación está el arroyo, por lo que la biodiversidad es muy rica. Acá también se detalla cómo los animales son importantes al momento de dispersar semillas y nutrientes”, acotó.

Por la declaración

La riqueza ambiental y cultural del flamante espacio lo llevaron a ser reconocido de interés legislativo por la Casa de las leyes mendocina. La meta siguiente es que se logre la declaración de protección ambiental no sólo del museo en sí, sino de todo ese sector de El Challao.El acceso al recorrido es libre y gratuito y hay dos formas de completarlo. Junín indicó: “Estamos trabajando en todos los detalles para comenzar con visitas guiadas en breve. Incluso, más adelante tenemos en mente hacer salidas de avistaje de aves, fotografía y talleres”.

El acueducto histórico

Si bien se desconoce con exactitud cuando comenzó a construirse, está confirmado que el acueducto de El Challao comenzó a funcionar en 1816 -en los años de José de San Martín como gobernador intendente de Cuyo- y lo hizo hasta 1934, según se estima. “Era una construcción de 12 km que conducía el agua desde El Challao hasta la zona del Área Fundacional, y la trasladaban al estilo Inca y Huarpe. Si bien se ha insistido con su declaración como monumento patrimonial -al igual que con la protección de El Challao-, actualmente se encuentra echado a su suerte lo que queda del acueducto. Lo más vistoso son unos 2 arcos que atraviesan un cauce aluvional y al que se puede acceder con mucha dificultad.

Sobre la fundación

En 2011, la Fundación Pedemonte nació como una respuesta necesaria a un conflicto ambiental vinculado al ordenamiento territorial en ese sector del pedemonte lasherino. “Comenzó como una cuestión de resistencia por conflictos ambientales. Pero ahora estamos en una etapa constructiva; y estamos tomando el arte como forma de trabajo y de expresión”, resumió su presidenta, Brenda Junín. Información sobre la Fundacióny el Ecomuseo las vías son:

Mail: ecomuseodelpedemonte@gmail.com / fundacionpedemonte@live.com

Instagram: EcoMuseo del Pedemonte

Facebook: EcoMuseo del Pedemonte. 

FUENTE

Comparte en ...