El Ejército, en guerra contra el coronavirus

El Ejército, en guerra contra el coronavirus

Comparte en ...

El Ejército, en guerra contra el coronavirus, reparte alimentos en Quilmes.

Tres regimientos históricos -Granaderos, Patricios y 1° de Artillería- se encuentran en el sur del conurbano aliviando la situación de los barrios más populares. El coronel Alejandro Liberatori, que está al mando de la operación de protección civil, explica esta actuación.

El Ejército está movilizado en esta guerra contra el coronavirus COVID-19. Con hospitales en varias provincias del país -como el formidable Hospital Militar Reubicable que está en Campo de Mayo- y las ollas de las cocinas de campaña, para aliviar las necesidades en los barrios populares del Conurbano.

Los efectivos que lo llevan a cabo llaman a estos movimientos “una operación de protección civil”. En Quilmes actúan tres regimientos históricos: El 1° de Artillería, Patricios y Granaderos. Al mando está el coronel Alejandro Liberatori, del primero de ellos, 51 años, casado y con una hija de 16. Y, como lo demuestran, siguen escribiendo historia de la buena.

“Son tareas de apoyo a la comunidad, en este caso, de distribución de alimentos”, simplifica Liberatori, que estuvo desplegado en fuerzas de paz en Chipre y Croacia. Y enseguida aclara, “en este tipo de operaciones el empleo de los medios es lo que denominamos interagencial. No es un trabajo del Ejército aislado, sino que se hace con el municipio de Quilmes, el club Quilmes, fuerzas de Seguridad, distintas ONG. Nosotros ponemos el gran esfuerzo del apoyo logístico”.

Las Fuerzas Armadas organizaron 14 Comandos Conjuntos para las zonas de emergencia de todo el país. En este caso, dependen del Comando Conjunto de la zona metropolita, (AMBA). “Cada unidad de respuesta, cada regimiento, da apoyo logístico, sanitario y de mano de obra. Aquí, los tres regimientos, somos una unidad de respuesta logística que sólo reparte alimentos”, explica didáctico.

La cocina de campaña que transportan en tres camiones de cinco toneladas cada uno “es la misma que usamos para adiestrar a nuestros hombres y darles de comer en el terreno. Tiene una capacidad de 250 raciones. En este caso, para dar las entre 1500 y 2000 que entregamos, hacemos varios viajes desde donde las cargamos hasta el lugar donde la gente se acerca con sus recipientes».

Aunque ellos podrían cocinarla, la comida -guisos, fideos, arroz con pollo y carne- es preparada por el Municipio de Quilmes, y tiene alto poder calórico.

Los efectivos -unas 30 personas- se alojan en el Estadio Centenario del club Quilmes, que cedió sus instalaciones. “La gente del municipio y el club se preocupa que estén muy bien. Es una trabajo en que todos debemos ayudarnos. Sale bien cuando es mancomunado. Esta es una guerra que la tenemos que ganar entre todos”, afirma Liberatori.

“Para nosotros es un enemigo distinto -completa-. Siempre nos enfrentamos a alguien con voluntad propia. Como bien dijo el Presidente, este es un enemigo invisible. Yo estoy ahora en un lugar de distribución, y estoy con guantes, barbijos, guardando las distancias correspondientes. Entendemos que el recurso humano para nosotros es lo más importante. En esta guerra las medidas preventivas son fundamentales. La familia de los soldados sabe cuál es nuestra vocación y acompaña”.

Y así como la tropa del Ejército es consciente de los riesgos y se cuida, Liberatori señala que quienes van a buscar comida están “organizados, muy receptivos al esfuerzo que hacemos. Aguardan con una distancia correspondiente entre personas. Y nosotros tratamos de ver que se respete eso”.

Mateo Magadán, el vicepresidente de la institución del sur, afirma que “Los clubes deben estar al servicio de la comunidad, más allá de sus socios e hinchas. Hoy la realidad nos impone ponerlo en práctica. Estamos orgullosos de poder colaborar con este duro momento que vive la humanidad. Estamos trabajando en conjunto con el municipio, con quién nos pusimos a entera disposición para lo que ellos nos necesiten».

Por el momento, los efectivos de estas unidades del Ejército permanecerán en el partido que conduce Mayra Mendoza. “Nosotros estamos desde el primer día de la cuarentena acá en Quilmes y repartimos entre 1500 y 2000 raciones diarias. Es emocionante ver a la gente cuando llegamos y aplauden. Hemos tenido una muy buena respuesta por parte de la población, y así la esperamos también, porque hoy este regimiento se nutre con soldados de Formosa, Corrientes, Chaco, que están apoyando la situación acá en Quilmes. Somos todos argentinos”.

Sin embargo, Liberatori ve que mientras la gran mayoría se preocupa por la situación y actúa en consecuencia, hay otros que ignoran el peligro en que está el mundo y la Argentina. “Vivo en la ciudad de Buenos Aires, mi regimiento está en Campo de Mayo, así que me muevo bastante. Hoy fue un día particular. Vi mucha gente que fue a trabajar. No se entiende la gravedad de la situación”.

FUENTE

Comparte en ...