El Sepi es un invento argentino

El Sepi es un invento argentino

Comparte en ...

El Sepi (o ‘cosito de la pizza’), es un dispositivo plástico de tres patas, que se coloca encima de la pizza elaboraba para, al taparla evitar que la mozzarella que la cubre se adhiera a la tapa de cartón. Más allá de su sencillez aparente guarda una historia de más de cuatro décadas. Un recorrido que inició en Argentina hace más de cuarenta años y cuy inventor Daniel Troglia accedió a contar su historia por Aire de Santa Fe.

Daniel Troglia es el creador del Sepi (separador para pizza o El Cosito De la Pizza) contó por qué se le ocurrió inventar el dispositivo plástico.» En 1974 no existía el delivery, las cajas de cartón eran más finitas, donde vos llevabas dos pizzas se pegaba la mozzarella, se le ponían muchos escarbadientes, pero llegabas a su casa y estabas un rato despegando la mozzarella y sacando los escarbadientes enterrados. En casa éramos muy consumidores de pizzas y algo había que hacer», relató Daniel.

«Lo que pasó es que en Argentina no se respetan las patentes y salieron montones de modelos y cosas similares, distribuidas con los mismos repartidores», sentenció Daniel.

Respecto del diseño del dispositivo Daniel se planteó como objetivo que debía ser liviano. «Había que buscar el diseño más liviano por eso era (formato de Y) había que lograr que cada pieza pesara un gramo con ese formato, yo enganché un matricero que hacía matrices para Billiken, con él hicimos las pruebas y desarrollo».

El 28 de febrero de 1974, a Daniel Troglia se le otorgó el registro de un modelo industrial de un trípode de plástico que se usaría en el medio de una caja para evitar que la parte superior de esta se aplastara y tocara la pizza u otras comidas que contuviera, al cual le dio el nombre de «separador entre la pizza y el envase» (o «SEPI») y que posteriormente no fue renovado debido a que no se respetaba los derechos de autor y esta patente pasó a dominio público.

«Lo que pasó es que en Argentina no se respetan las patentes y salieron montones de modelos y cosas similares, distribuidas con los mismos repartidores y me ganaban el mercado después de 4 o 5 años había que renovar las patentes y ya no convenía», contó Daniel.

El primer mercado cubierto con el producto fue Capital y el Gran Buenos Aires porque aniel obtuvo el dato de que entras ambos se repartían un millón de pizzas por mes y en base a ese número comenzaron a hacer la producción.

En tono irónico Daniel contó que abandonó los inventos porque que prefirió trabajar antes que seguir pero se atribuye otros descubrimientos que posteriormente fueron negocio para otros también.» Las primeras canchas de tenis donde podías jugar sin ser socio las creé yo, luego surgieron otras para diferentes deportes deportes donde se podí practicar si ser socio de un Club determinado.

Daniel no volvió a renovar la patente del Sepi porque otros fabrican cosas similares y ya no se justifica porque hay demasiada competencia en el marcado. En Estados Unidos hubo un fraude de una persona que se lo llevó desde argentina y lo patentó allá en 1985″.

FUENTE

Comparte en ...