El Shincal

El Shincal

Comparte en ...

El Shincal, vestigio de la gloria incaica.

El imperio incaico constituye la mayor expresión de poder y desarrollo precolombino en el continente sudamericano. Sus vastos dominios se extendieron a lo largo de casi toda la cordillera andina, desde lo que hoy son los territorios de Ecuador y Colombia, hasta el actual noroeste argentino.

Un refugio para la élite

Ubicada en las cercanías de la sierra de Quimivil, en la actual provincia argentina de Catamarca, El Shincal es el principal asentamiento imperial de la zona. La ciudad se contruyó alrededor del siglo XV y llegó a tener algo más de 1,000 habitantes. Contaba con más de un centenar de edificios que se levantaban alrededor de una plaza central con un ushnu, construcción en forma piramidal que simbolizaba el poder.

Alrededor de esa pirámide se agrupaban unos depósitos llamados tambos, en los que se almacenaban alimentos para ser consumidos solamente en situaciones de emergencia; en casos especiales, podían servir además para atender a los chasquis, mensajeros que viajaban por todo el territorio inca para dar a conocer las noticias imperiales.

La caída

En la primera mitad del siglo XVI, los españoles conquistaron la zona y los habitantes se vieron obligados a abandonar paulatinamente la ciudad hasta que quedó vacía. A partir de entonces, el sitio se sumergió en el olvido. En el siglo XX, los arqueólogos restauraron la ciudad ruinosa.

“Pocas ciudades precolombinas se conservan mejor que El Shincal y, por ello, sus edificaciones están entre los más fieles acercamientos con los que cuenta nuestro presente respecto a ese pasado glorioso de la cultura inca. Resulta fantástico caminar entre las ruinas e imaginar el poder que representó este imperio en su época, antes de la llegada de los españoles al continente”, señala el arqueólogo argentino Francisco Díaz.

Chino Albertoni

FUENTE

Comparte en ...