En Suiza, la gastronomía argentina

En Suiza, la gastronomia argentina

Comparte en ...

A cargo de conocidos chefs de nuestro país, el Gustofestival copó Ascona con aromas de por aquí. El neuquino Mauricio Couly lució sus habilidades.

El festival con sello argentino desarrollado en diferentes sedes del país helvético se afianza año tras año y demuestra la admiración de los europeos por la comida argentina.

Ascona fue la ciudad que recibió durante 4 días una inyección de cocina argentina. Rodeada de un marco espectacular y en una primavera que llena de verde y buena temperatura todo el ambiente.

GustoFestival tiene cuatro años de existencia, se lanzó en Argentina en 2014 y luego se instaló en Suiza rotando de ciudades año tras año y contando con la presencia de cocineras y cocineros de la talla de Dolly Irigoyen, Narda Lepes, Dario Gualtieri, Mauro Colagreco, Guido Tassi, Fernando Mayoral, Santiago Macías, Anthony Vásquez, Fernando Trocca, Martin Molteni, Mauricio Couly, Leo Lanussol, Diego Gera y Pablo Buzzo.

Este año el GustoFestival se presenta bajo el lema “fuoco & passione” (fuego y pasión). Inaugurando la primera acción lo tuvo a Leo Lanussol cocinero de Proper, restaurante porteño vanguardista que forma parte del 50 best latam (los mejores cincuenta restaurantes de latinoamérica) como protagonista cocinando en la fantástica Villa Orselina un restaurante de hotel 5 estrellas a salón lleno todo maridado con vinos de la bodega Susana Balbo.

El viernes la grilla siguió en medio de un parque subtropical, sobre los tejados de Ascona (Suiza), donde se encuentra el Hotel Casa Berno. Un magnífico restaurante con una exclusiva panorámica desde la terraza que ofrece una impresionante vistas del lago Maggiore. El equipo del ISEHG con el chef Diego Gera junto con Claudio Maraniello y la pastelera Mariela Morán interpretaron la cocina argentina clásica en este entorno único y la transformaron en un nuevo clásico.

El sábado tuvo al conocido cocinero y maestro quesero Mauricio Couly en el Romantik Hotel Castello Seeschloss, un edificio de 750 años de antigüedad que recibió a muchos comensales que se deleitaron con cocina criolla y un banquete especial. Couly se instaló unos días antes a preparar todo.

Como aperitivo argentino el cocinero de La Toscana preparó empanadas salteñas y de trucha patagónica. También pan chato con ajo blanco, pata negra y uvas frescas, pan de campo con manteca casera, hecha por él, in situ.

Luego vendrían pulpo sellado, langostinos al ajillo y ceviche de mar.

Ensalada de hojas amargas, morcilla y manzana. Jamón de pato, higos, crudo de bife de chorizo con salsa de anchoas.

En otra estación había queso de cabra casero con vegetales, humita en olla de barro cremosa y picante y tomaticán en cuencos de barro con huevo de campo. En la siguiente base se podía disfrutar de un ojo de bife asado entero al igual que un costillar de ternero, verdura a las brasas y papas a las brasas con crema cultivada.

En la estación dulce la fiesta era infernal. Tabletón de dulce de leche casero, Mousse de chocolate, torta de peras del Valle, confit de peras queso Patagonzola y sablee de almendras, quesos y dulces y flan.

El Domingo 3 y poniéndole un broche de oro al festival con fuegos y asadores todos los cocineros presentes en un entorno maravilloso como el centro Dannemann frente al lago Maggiore y a la república de Italia deleitaron a los comensales que probaron diferentes cortes de carnes, ensaladas, aperitivos y postres con marcada presencia argentina.

GustoFestival demuestra una vez más estar a la altura de los grandes festivales del mundo. Un sueño hecho realidad y traccionado por Boris Walker, Fernanda Porley y Daniel Heiserer, productores del evento quienes no solo focalizaron en la comida y el intercambio suizo argentino sino que ponen en valor las técnicas, los productos y la docencia entre ambas naciones.

FUENTE

Comparte en ...