Fiesta de la Cervecera en Córdoba

Fiesta de la cervecera

Comparte en ...

Este año, la Fiesta de la cervecera (Oktoberfest) de la villa cordobesa de General Belgrano se realizará del 6 al 16 de octubre.

Es la mayor celebración, luego de la de Munich, en Alemania, y la de Blumenau en Brasil.

La realización del primer Bier Kongress es la novedad de la Fiesta Nacional de la Cerveza 2017, una experiencia en la que los maestros cerveceros develarán algunos de los secretos de la milenaria bebida.

Una forma de explorar en la cultura de la cerveza, aprendiendo a catarla, a disfrutar de sus aromas y sabores y a saber cuál acompaña mejor ciertas comidas.

Cuenta una leyenda que Gambrinus, legendario rey de la región flamenca de Bélgica, desafió al diablo a elaborar “un vino sin uva”, y que fue así que nació la cerveza.

Tal vez no sea cierto, pero el nombre del rey es la marca de una de las más famosas cervezas checas del tipo Pilsen.

La fiesta de Córdoba nació en 1957 por puro azar, cuando el asfalto llegó a un barrio y los vecinos, jubilosos, organizaron un asado y brindaron con cerveza.

Tres años después octubre los seguía reuniendo, ya olvidados de aquel asfalto, por el simple placer de beber.

Eran, en su mayoría, inmigrantes alemanes que vivían en el Valle de Calamuchita.

Los alemanes construyeron en ese valle casas de techo a dos aguas, con muchas piedras y madera, y con hierro y bronce, semejantes a las villas alpinas de Centroeuropa.

Para ese entonces ya habían llegado italianos y suizos, y en 1943 arribaron unos 120 marineros del hundido acorazado de bolsillo “Graf Spee”, quienes con su trabajo fortalecieron las raíces germanas de la villa.

En 1960 la celebración de la fiesta de la cervecera ya era una cita anual, pero recién se institucionalizó como tal en 1964, cuando a la música, las danzas y los trajes típicos de las colectividades se unieron las delicias de la cocina y la repostería europea.

Nació para lo que fue: un éxito rotundo, y con 11 días corridos la más larga del calendario de fiestas de la Argentina.

En aquellos primeros puestos, hechos con tablones, se ofrecían delicias como el Gulash mit spätzie, un estofado de carne con salsa y ñoquis pequeños.

Años después los italianos aportaron su famosa bagna cauda, el plato típico del Piamonte, con verduras y una fuerte salsa de ajos y anchoas.

En octubre las costumbres de Centroeuropa conviven con las nuestras en el desfile de las colectividades, que avanza por las calles hacia el escenario del Patio Cervecero, donde comienza la celebración y el Día del Pueblo.

También se realiza la tradicional ceremonia del Maikranz, que consiste en plantar el árbol de la fiesta.

El desfile de la villa, desde 1979, lo encabeza Susi Schlotzer, una vecina que representa al Monje Negro.

A este emblemático personaje de la Oktoberfest Argentina se lo vincula con el “Munchner Kindl”, el pequeño monje de la celebración alemana de Munich.

Su figura, que aparece en el escudo de la ciudad germana, representa a los monjes Franciscanos que elaboraban la cerveza en Baviera, con las viejas técnicas de los egipcios.

Susi, en cambio, se mezcla con la gente y se toma fotos con ellos, siempre sonriente a pesar de los 38 años que pasaron desde que encabeza el desfile.

Cuando el Monje Negro y su séquito llegan al Parque Cervecero los “espichadores” suben al escenario a realizar el espiche, el certero “golpe en el vientre”.

Agitan el primer barril de la fiesta y le colocan una canilla para que la presión de la bebida libere la espuma.

Una ceremonia que se realiza al comienzo de cada una de las jornadas de la fiesta, para celebrar el trabajo de aquellos que hacen la bebida más popular del planeta.

FUENTE

Comparte en ...