Food tech sin carne

Food tech sin carne

Comparte en ...

Food tech, la empresa de dos rosarinos ahora simula el sabor del pollo y de albóndigas.

Los creadores de la primera hamburguesa vegetal de Argentina lanzan nuggets de pollo y de albóndigas.

Se suman nuevos alimentos a la tendencia de recrear el sabor, el color y la experiencia de la carne, pero sin carne. Sino con un productor realizado a base de plantas.

La empresa que el año pasado lanzó la primera hamburguesa de Argentina 100 % vegetal a que simula la experiencia de la carne ahora lanzó nuggets y albóndigas.

Estos nuevos productos son 100% Meat Free son de Frizata, una food tech de alimentos, que luego de comercializar la Friburger Meat Free ahora comenzó a ofrecer al mercado FriNuggets Meat Free y a partir de junio FriBites Meat Free (albóndigas con corazón de mozzarella). Además, anticipan que saldrá una nueva versión de la Friburger, rellena con queso.

En la empresa, que fue creada por dos emprendedores rosarinos de la red Endeavor, Adolfo Rouillon y José Robledon, destacan que es una clara apuesta a lo que la empresa afirma que será la alimentación del futuro.

Experiencia del pollo

Sobre los FriNuggets, explican que son bocaditos vegetarianos que recrean el sabor y la textura del pollo. El desarrollo, a cargo de un equipo de I+D propio de la compañía, llevó más de 10 meses.

Para la elaboración de los nuggets se reemplazó la proteína animal por la vegetal, proveniente de la soja: «Se seleccionó la soja ya que es el alimento de mayor aporte proteico dentro del reino vegetal, que sumado a la albumina (proteina de huevo), logran complementar el perfil nutricional con los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita».

Además, señalan que ninguno de los productos de Frizata tiene conservantes: su proceso de ultracongelación permite conservar al máximo las propiedades del alimento.

Ambos emprendedores en 2008 crearon Congelados del Sur, una empresa de desarrollo de alimentos congelados para grandes compañías alimenticias y cadenas de supermercados. En tanto, hace 20 años fundaron Amtec, una empresa de desarrollo de software, adquirida por Neoris. Frizata nace del entendimiento de ambas industrias.

La compñía food tech es la primera de Latinoamérica que produce, comercializa y distribuye alimentos congelados, en forma directa al hogar. Actualmente opera en Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires, La Plata, Rosario y Córdoba. Planea desembarcar en Brasil hacia fin de año.

Todos estos nuevos productos son 100% Meat Free, sólo se venden online y llegan a domicilio en un rango horario programado.

Consumidor flexitariano

“Desarrollamos esta línea pensando en el consumidor flexitariano, una tendencia cada vez más presente en Argentina y cuya dieta está basada en una variedad de plantas, pero que no resigna completamente la proteína animal, sino que reduce su consumo. Con estos productos Fri pueden disfrutar de la experiencia de comer carne sin carne de forma práctica y accesible”, explica Adolfo Rouillon, uno de los dos emprendedores rosarinos.

“Si bien la idea de desarrollar una línea Meat Free viene desde hace casi una década, sabíamos que en ese momento el mercado no se encontraba preparado para una línea de productos tan revolucionaria. Frizata entiende que el futuro requiere un equilibrio entre salud, medioambiente y disfrute de experiencias positivas: esto deriva en elecciones alimentarias orientadas a reducir el consumo de carne sin poner en riesgo nuestro equilibrio nutricional. Entendemos que esta tendencia no es una ‘moda’ sino que ha empezado a gestarse un nuevo orden en lo que será la alimentación del futuro”, agrega Rouillon.

Frizata apunta a ofrecer más opciones para quienes buscan reducir el consumo de proteína animal, sin resignar sabor, textura, nutrición y experiencia. Un consumidor cada vez más exigente, responsable y consciente en su alimentación diaria.

Según destaca, la relación directa entre la fábrica y el consumidor permite el ahorro de muchos de los costos asociados a una cadena de comercialización tradicional. Los ahorros se destinan a desarrollar una mejor versión de cada alimento y al bolsillo del cliente. Estos alimentos cuestan, en promedio, un 45% menos que en el supermercado.

El otro vertical de innovación está relacionado con la forma de producir los alimentos: la foodtech cuenta con un equipo de I+D que se dedica exclusivamente al diseño de nuevos y mejores productos, a precios accesibles, utilizando big data e inteligencia artificial.

“Estas tecnologías y el no tener intermediarios, nos permiten estar en contacto directo con los consumidores; analizar sus opiniones y detectar hábitos de consumo, para diseñar nuevos alimentos adaptados a sus preferencias y mejorar la oferta de los ya existentes», explica Adolfo Rouillon.

Frizata cuenta con un catálogo de 50 alimentos congelados únicos de alta calidad, como verduras, carnes, comidas elaboradas, veggies y appetizers. “Para llegar a los 50 productos, hay no menos de 500 ideas. Innovamos sin las restricciones de la industria: nuestro proceso de co-innovación es ágil y nace de nuestra interacción directa con cada uno de nuestros consumidores, los escuchamos y no hay nadie en el medio que nos limite. Nos movemos a la velocidad digital”, afirman sus creadores.

FUENTE

Comparte en ...