Giselle Soler y Juan Sánchez

Giselle Soler y Juan Sánchez

Comparte en ...

Giselle Soler y Juan Sánchez, patinando guiaron a la Argentina al camino de las medallas.

Giselle obtuvo la de plata en la rama femenina, Juan Francisco se colgó la primera presea oro para la delegación nacional y volvió a poner a Argentina en un primer puesto en patinaje artístico dentro de la categoría individual después de 20 años en un Panamericano. Conocé sus opiniones tras los logros

La pista de patín de la Villa Deportiva Nacional de Lima brilló con diferentes patinadores que expusieron sus coreografías artísticas y tuvo a dos argentinos deslumbrado al público con sus figuras y aportándole dos medallas a la delegación nacional. Giselle Soler y Juan Francisco Sánchez, fueron los encargados de dejar bien arriba la bandera albiceleste.

El primer triunfo para nuestro país llegó con la actuación Soler quien se quedó con el segundo lugar en programa largo y la medalla de plata en la prueba individual femenina. «La felicidad es increíble, cada vez que te subís al podio te das cuenta que todo el sacrificio valió la pena. Son muchas cosas que uno deja de lado día a día, los fines de semana estas entrenando, no podés salir o tenes que entrenar con calor o frío. Es lo que uno elije y yo amo hacerlo», gráfico la competidora en dialogó con el medio y con su medalla en el cuello.

A la hora de hacer un análisis del proceso y el logro, Soler detalló: «no es facil llegar acá, pasaron cuatro años desde Toronto, de sacrificio; llegar acá y sentirse bien en la pista eso no tiene nombre».

Más tarde, pasado el mediodía peruano Juan Francisco Sánchez ingresó a la pista y al ritmo de la música de los Locos Adams conquistó al jurado con piruetas, giros y movimiento y se subió a lo más alto del podio en la rama masculina, otorgándole el primer oro al nuestra delegación en suelo incaico. El rosarino, que inició en su ciudad patinando y luego se mudó a Buenos Aires para perfeccionarse ilustró en dialogó con Diagonales  lo que significó este mérito deportivo: «disfruté mucho a pesar de los errores técnicos; terminaba un salto un poco sucio pero me decía ‘dale para adelante’, me guío mucho por la música y por las emociones. Este logro es único». Además, comentó como vivió la premiación: «en el himno me temblaba las piernas, no podía más. No alcanzar las palabras para cantarlo y se me movía el piso»

Las vueltas de deporte hizo que Sánchez le vuelva dar la medalla más importante en patinaje artístico a Argentina en un Panamericano luego de 20 años. Justamente aquella presea en Winnipeg 99 había sido conseguida por Walter Iglesias, el entrenador de Juanfra. «Es como mi padre, yo me siento hijo suyo me guía y me acompaña mucho. Él es testigo de todo lo que dejó de la lado. Ese abrazo significa lo logramos», comentó el campeón panamericano.

Por último, narró la hermandad deportiva que formó con Giselle «compartimos tantos torneos y momentos que somos hermanos, hacemos todo juntos. Siempre tratamos de solucionar las cosas nuestra acompañándonos. La quiero mucho».

Vale destacar que ambos habían finalizado primero el día viernes en el programa corto que les permitió competir en la rueda definitoria.

FUENTE

Comparte en ...