Guillermo Schickendantz

Guillermo Schickendantz

Comparte en ...

Guillermo Schickendantz jugó nueve años en el más alto nivel del hockey europeo y ofrendó sus goles en todos los equipos que defendió. Fue goleador de la Copa Cataluña 2007/08 y 2008/09; de la Liga española 2007/08, 2008/09 y 2009/10; de la Euroliga 2008; de la Copa del Rey y de la Copa Comunidad de Madrid 2009/10 y 2010/11. Después jugó en Bélgica y allí también fue el máximo anotador del certamen en la 2011/12. Por si todo esto fuera poco, el cordobés fue el primer goleador histórico de todos los tiempos de la Euroliga e integró el equipo ideal de la competencia en 2008.

Pero por alguna razón, la importancia de sus gritos no cobraban suficiente fuerza en Argentina. Y aunque desde 2002 era convocado de forma ininterrumpida por todos los seleccionadores de Los Leones, no fue hasta 2012 que “Willy” tuvo su debut oficial con la Albiceleste de la mano de Franco Nicola. Y ese es el día “D” su vida.

Para definirlo como tal, el delantero formado en el Córdoba Athletic oscila entre su debut en el Mundial de La Haya 2014, su gol en el certamen holandés en el que Los Leones ganaron la medalla de bronce y ese debut oficial con Argentina que se dio “en la cancha de Quilmes, con la familia y los amigos en la tribuna”, en el marco del Champions Challenge 2012

in embargo, y aunque califica de “horrible” ese primer partido oficial que le llegó a los 33 años, “Willy” lo elige por sobre sus hitos mundialistas. “Escuchar el Himno, vestir la camiseta argentina, tener a mi gente en la tribuna… Me superó todo. Estuve tan nervioso y tan emocionado que no pude disfrutar nada y jugué re mal. Fue un partido horrible, en el que cada instancia me desbordaba”, recuerda ahora el cordobés, que aprovechó toda su experiencia para revertir esa situación.

“En el colectivo, cuando volvíamos al hotel, con otra madurez en el post partido, me di cuenta de que había soñado tanto con estar ahí que no podía dejar de disfrutarlo por los nervios”, plantea “Willy”.

Y se recuerda: “Llegando al estadio de Quilmes al día siguiente con otra mentalidad y la decisión de disfrutarlo al máximo. Me dije: ‘Disfrutalo ahora, dure lo que dure. Porque te costó mucho’”.

Su clic se vio en la cancha. Después de su magro desempeño frente a Irlanda en el debut, el delantero cordobés anotó en los cuatro partidos restantes del torneo, que se coronó con el triunfo en la final 5-0 sobre Corea del Sur y la clasificación al Champions Trophy.

“Me relajé y terminé jugando bien en el torneo y haciendo goles todos los partidos. Que además fueron goles lindos e importantes, que la gente también disfrutó. Porque aunque podían saber que yo había sido goleador de la Euroliga, o de las ligas en las que jugué, tenía que mostrarme. El goleador necesita de sus goles. Y terminó siendo espectacular”, valora a la distancia.

El premio a tantos años de entrega al hockey le llegó a Schickendantz justo cuando pensaba más en el retiro que en tener otra oportunidad en la selección.

Es que en 2012, “Willy” se volvió de Bélgica con el objetivo de instalarse en Córdoba, trabajar y cerrar aquí su carrera. Pero le llegó una nueva convocatoria y él no dudó.PUBLICIDAD

Después de haber jugado con Argentina amistosos frente a Canadá, Italia, Bélgica, Chile y Brasil, al delantero de Córdoba Athletic le llegaba la hora de inscribir su nombre en la selección.

“En octubre de ese año, cuando me llamaron, recuerdo que mi papá me preguntó qué iba a hacer, si iba a ir… Ahí me di cuenta que mi familia sufría más que yo todo lo que pasaba. Porque desde Europa yo me pagaba los pasajes para venir y jugar con Argentina, y al momento de dar las listas me quedaba afuera”.

“Le dije que sí –remarca–, cómo no iba a ir. Me la jugué tantas veces que una vez más no cambiaba”.

Y “Willy” la rompió. Y ya se quedó con la selección hasta coronar su paso con la medalla de bronce en el Mundial 2014. “Había hecho goles en todos lados, pero no en el Mundial. Y de golpe lo hice. Ese también fue un momento importante”, vuelve a repetir. Pero su día “D” había sido casi dos años antes, cuando por fin cantó el Himno vestido de celeste y blanco.

FUENTE

Comparte en ...