Herman Cornejo

Herman Cornejo

Comparte en ...

Nueva York celebra los 20 años del argentino Herman Cornejo en el American Ballet.

Antes del estreno mundial, esta noche, de A Gathering of Ghosts, obra creada por Twyla Tharp especialmente para conmemorar sus 20 años en el American Ballet Theatre (ABT), Herman Cornejo ya es noticia. Lleva días de tourné por canales de televisión de Nueva York recordando su llegada a la Gran Manzana y, en las redes sociales, compartiendo videos sobre su hazaña de comienzos de este siglo, cuando se conviritó en la nueva promesa argentina que ingresaba a la compañía donde Julio Bocca y Paloma Herrera ya se abrían paso en un camino estelar. Su derrotero hasta este presente fue también brillante y, por eso mismo, ahora, se celebra su trayectoria con tanta pompa.

«Sí, la repercusión es mucha, y son solamente 20 años… ¡Para mí quedan muchos más!». A los 38, Cornejo es, entonces, anfitrión de esta «reunión de fantasmas» a la que alude el título del espectáculo, presencias que revolotean sobre un quinteto de cuerdas de Johannes Brahms (el N°2), en el marco de una pieza abstracta. «Son personajes de nuestra historia, que marcaron cambios, que dibujaron un nuevo curso en el arte y la sociedad. Por ejemplo, uno de esos fantasmas es Luis XV. También, figuradamente, son mis propios miedos y recuerdos», explica.

Lo más importante, lo que honra y emociona sin disimulo al bailarín argentino, es que su cuerpo, su forma de moverse y -de alguna manera- su historia hayan inspirado -como lo ha hecho antes, por ejemplo, Baryshnikov- a la prestigiosa coreógrafa estadounidense; tanto como para realizar una creación para la compañía después de diez años de silencio.»Hacer una obra con Twyla es sentirte un atleta de elite -dice Cornejo-. Se trabaja durísimo, pero respeta los tiempos, que estés descansado y 100% recuperado para el próximo día. Realmente es un lujo. Su coreografía pudo captar los sentimientos de mis 20 años en ABT. Para mí, bailar una obra de ella es como ponerme guantes en las manos: va con mi forma de moverme. Me gusta su manera de ver la música y de escuchar la danza, como decía Balanchine. Así que realmente no puedo pedir más. Es la obra maestra de mi carrera, ¡un regalo!», concluyó el bailarín principal que, en tiempos de emociones fuertes, espera con su mujer, María José Lavandera, la llegada de Nicolás, su primer hijo.

Las funciones del 20° aniversario continuarán hasta fin de mes en el Lincoln Center y el sábado 26 será la noche de la gran gala: además de A Gathering of Ghosts, Cornejo bailará con su hermana Erica El chamuyo, el tango con música de Canaro y coreografía de Ana María Stekelman que juntos interpretaron en 1998 en la Metropolitan Opera House. El programa se completa con Apollo, de Balanchine/Stravinsky, su primera vez en un rol que le renueva las energías: «No me siento cansado, no estoy aburrido, estoy disfrutando el presente. Me alegra tener a esta altura roles pendientes», señalaba hace poco el bailarín sobre este título neoclásico que remite a los legendarios Ballets Rusos de Diaghilev.

La vuelta al Teatro Colón

Como anticipo exclusivo de lo que será la temporada 2020, que se anunciará los primeros días de noviembre, el Colón confirmó recientemente a LA NACION que Herman Cornejo abrirá la temporada del Ballet Estable con Giselle. Ya este año, el bailarín vino como invitado para hacer La Sylphide y, en 2018, fue Conrad, el vigoroso pirata de El Corsario.

Sus deseos expresos de estar cada vez más cerca y parecer menos un guest artist que un integrante más en la compañía de la casa donde se formó, parecieran estar en línea con los planes de Paloma Herrera. «Llegamos a un acuerdo muy lindo -retoma él, desde Nueva York-. Supongo que será oficial dentro de poco, pero por lo pronto es correcto que estaré allí para Giselle«, dice, abriendo la puerta de par en par a otros proyectos. Mientras tanto, esta tarde, cuando se corra el telón del David H. Koch Theater , por 27 minutos exactos, bailará con sus fantasmas, aquellos que lo acompañaron en el largo viaje de los 20 años.

Por: Constanza Bertolini
FUENTE

Comparte en ...