Liliana Bodoc sorpresa y dolor

Liliana Bodoc sorpresa y dolor

Comparte en ...

Muere la argentina Liliana Bodoc, creadora de mundos fantásticos enraizados en el sur. La autora de ‘La saga de los confines’ fallece a los 59 años de un infarto.

Liliana Bodoc, referente de la épica fantástica argentina con La saga de los confines y Tiempo de dragones, murió esta madrugada a los 59 años. Falleció de un infarto en Mendoza, horas después de aterrizar de Cuba, donde había participado en la Feria del Libro de La Habana, confirmó el secretario de Cultura mendocino, Diego Gareca.

Nacida en la ciudad de Santa Fe en 1958, pero residente desde niña en Mendoza, Bodoc recordaba hace poco que empezó a leer por tener dificultades para respirar que le impedían pasar las tardes en la calle como los demás niños. “Mi mamá se quedaba tranquila pensando que porque yo leía hacía reposo: estaba muy equivocada, porque cuando los niños leen no hacen reposo”, dijo. La escritora trasladó a los adolescentes a mundos imaginarios, habitados por guerreros y seres mágicos.

Criada por un padre ateo y marxista, Bodoc se convirtió al islam en 1994. Fue docente y ama de casa hasta 2002, cuando el éxito de la trilogía La saga de los confines la convirtió en una de las estrellas de la literatura fantástica del país y una de sus voces más originales y poéticas.

“Puso al fantasy a mirar desde el sur. Ella creó una cosmovisión donde valoró las culturas y saberes de Sudamérica”, dice a EL PAÍS Laura Leibiker, directora editorial de literatura infantil y juvenil de Norma, la editorial que apostó por Bodoc cuando era una desconocida. Leibiker destaca la calidad de su escritura pero también la “gran inteligencia y sensibilidad” de una “mujer extraordinaria” y muy generosa con su tiempo, que siempre compartió con lectores, alumnos de sus talleres, colegas y editores.

Consideraba a J. R. R. Tolkien su gran maestro y aseguraba que sin haber leído El señor de los anillos nunca podría haber escrito su saga. “El modelo tolkieniano es eurocéntrico, patriarcal, ario y eclesiástico. Esos lugares me alejaron y capitalicé también esa distancia para escribir una saga con otra visión del mundo”, declaró a La Nación en una entrevista. Para crear su universo leyó durante meses libros sobre las culturas mapuche, azteca y maya.

Bodoc consideraba que realidad y fantasía eran las dos piernas de un cuerpo “y no podían andar una sin la otra”. Publicó una obra fantástica para adultos, Memorias impuras, pero se despidió con Elisa, la rosa inesperada, un libro realista publicado en 2017. El relato, nacido de un viaje por el norte de Argentina, se adentra en la oscuridad de la trata de personas y la violencia sexual.

Premiada con el Konex por su obra de literatura juvenil, en 2015 volvió a conquistar a los adolescentes con Tiempo de dragones, una novela sobre la hermandad entre humanos y dragones. El año pasado escribió el guión de la adaptación cinematográfica, que será dirigida por el argentino Pablo Helman. Bodoc no llegó a ver sus seres fantásticos en la gran pantalla. Escritores y lectores lamentaron hoy su muerte repentina.

FUENTE

Comparte en ...