Macarena Sánchez

Macarena Sánchez

Comparte en ...

La jugadora Macarena Sánchez intimó a UAI Urquiza y va por la profesionalización del fútbol femenino.

A pocos días de iniciar el torneo, el Club Deportivo UAI Urquiza desvinculó a la futbolista Macarena Sánchez dejándola sin trabajo hasta que termine la temporada. El reclamo a la institución y a la Asociación del Fútbol Argentino para que la reconozcan como jugadora profesional.

“El 5 de enero me llamó el técnico y me informó que no me iban a tener en cuenta. Fue una decisión que me tomó de sorpresa y no me la imaginaba. Antes de irme de vacaciones la relación estaba normal y no había pasado nada”, contó Macarena y agregó que sus compañeras también están sorprendidas porque “no es habitual que a mitad de torneo dejen a una jugadora sin jugar”.

Por eso, junto a un equipo jurídico integrado por letradas de Abofem Argentina y el Estudio Jurídico M y G Asociadas, Macarena intimó a la UAI Urquiza y a la AFA pidiendo que regularicen su relación laboral. “Como es de público conocimiento, las jugadoras de fútbol en Argentina son sistemáticamente vulneradas en sus derechos como trabajadoras del deporte, por la simple razón de ser mujeres. El Club Deportivo UAI Urquiza utiliza diversos mecanismos fraudulentos que operan como pantalla para encubrir el vínculo laboral real que se establece con la jugadora reclamante, modalidad que se extiende hacia el resto del plantel profesional en general” expresan en un comunicado.

Actualmente, la gran diferencia con el fútbol masculino se basa en la relación laboral, en algo tan básico como un contrato de trabajo. “No tenemos un acuerdo escrito. Cuando inicia el torneo todas firmamos la ficha de inscripción por un año, pero eso no es un contrato. Y por eso no puedo fichar en otro club hasta que finalice la competencia”. Está claro que la Comisión de Fútbol Femenino de AFA, que llamativamente estaba siendo presidida por un varón (Ricardo Pinela, quien presentó su renuncia), no tiene como intención proteger a las pibas y los clubes se aprovechan de esa situación.

Que puedan cobrar un sueldo digno en vez de viáticos, que puedan entrenar sin la necesidad de tener otro trabajo o que tengan una obra social, son pedidos que parecen obvios pero que lamentablemente todavía no llegaron para las mujeres en el fútbol. Sobre todo, teniendo en cuenta que en junio la Selección argentina va a jugar un mundial después de doce años. “El fútbol femenino crece porque somos mujeres que empujamos, hay muchos hombres que no quieren que crezca o se nivele con ellos. La sociedad no lo quiere ver, dicen que es aburrido, que no sabemos jugar. Bueno, todo eso es machismo”, sostenía Macarena en una entrevista con La Izquierda Diario.

Macarena llegó a la UAI en febrero del 2012; viajó de Santa Fe a Buenos Aires solo para cumplir su sueño de ser jugadora profesional. Logró cuatro campeonatos de AFA y una medalla de bronce en la Copa Libertadores de América. Hoy, se encuentra sin trabajo y sin posibilidades de conseguir uno, por lo menos, hasta dentro de seis meses. Por eso, sin dudas esta situación marca un precedente y abre camino a un problema que deberá solucionarse en poco tiempo y a favor de las pibas. “El fútbol será feminista, disidente y profesional”, concluye.

FUENTE

Comparte en ...