Partidos, el relato del exilio argentino en Madrid

Partidos, el relato del exilio argentino en Madrid

Comparte en ...

Periodistas, dentistas, médicos, abogados, actores y por supuesto, psicólogos; muchos de los argentinos que llegaron a Madrid huyendo de la dictadura se quedaron y otros emprendieron el camino de vuelta. Ahora un documental, ‘Partidos’, busca contar su historia, que empieza «a ponerse sobre el tapete».

Este proyecto, que está en preproducción y dirige la argentina Silvia di Florio, fue ideado por Juan Gastaldi, bonaerense de 64 años que se exilió en Madrid.

Cuentan con el respaldo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), pero también intentan recaudar 20.000 euros a través de microcréditos en la web Verkami.

Gastaldi relata en una entrevista con Efe, acompañado por su hijo, Pablo, que llegó a Madrid en 1978 junto a su mujer, Alicia, huyendo de la opresión de la última dictadura cívico-militar argentina (1976-1983).

Militantes peronistas de izquierdas, ambos dejaron atrás una Buenos Aires «luminosa», «llena de arte» y de participación democrática y llegaron a un Madrid que parecía «una capital de provincia», «un lugar oscuro, lleno de curas y funcionarios» que pronto explotó en sus «narices» con ebullición musical, artística y de «alegría democrática».

Los exiliados argentinos fueron «una gotita de agua» en esa historia; los Alterio, Roth, Caretti o quienes llegaron a la medicina y la judicatura y otras profesiones, porque también tenían apellido argentino los primeros dentistas ya que, explica Gastaldi, hasta entonces en España solo había «sacamuelas».

Como todos los porteños dice ser «muy tanguero» y muy «de añorar». A España llegó pensando que regresaría.

«Y ya ves, cayó la dictadura y aquí sigo», explica este militante que se convirtió en «pequeño empresario» y tiene un negocio de fabricación de ‘merchandising’ y dos hijos nacidos en la capital.

Cuando hace unos años murió en Madrid uno de sus compañeros de militancia tuvo la idea de inmortalizar las historias cotidianas del exilio, tanto de quienes se quedaron como de los que regresaron, la mayoría. Di Florio, amiga de la adolescencia, aceptó y ahí empezó ‘Partidos’.

Después de casi 40 años, el exilio argentino «empieza a ponerse sobre el tapete y empieza a hablarse», explica la directora de este documental a Efe, protagonista también de este éxodo, en su caso como exiliada en Brasil, desde donde sí retornó a su país.

«Es doloroso. Uno no habla de ciertas cosas hasta que hay una audiencia que quiere escucharlas. Está siendo tiempo de ser escuchados», añade Di Florio sobre quienes, retornasen o no, «han quedado con un pie acá y otro allá».

El terror que vivieron lo relata Gastaldi, pues ya antes de la dictadura «aparecían cadáveres mutilados, desaparecía gente, había detenciones ilegales, era una noticia corriente, un adelanto de las maneras atroces que iba a tomar la dictadura».

El miedo y la represión, dice, nunca se olvidan: «Nunca, nunca, marca de por vida, es un miedo irracional por ejemplo a las fuerzas de seguridad, desconfianza con el Estado, una especie de fobia al fascismo que va más allá de la postura política».

«¿QUÉ PASÓ CON ESA GENERACIÓN QUE VIENE ATRÁS DE NOSOTROS?»

En partidos, la historia la completan los hijos de los exiliados, algunos nacidos en el nuevo hogar, otros traídos por sus padres cuando eran niños o adolescentes.

Di Florio decidió dar voz a las segundas generaciones porque considera que su mirada es «fundamental para sostener realmente lo que es la verdad y la memoria».

Por ejemplo, la visión de Pablo. Este politólogo, que fue activista en el 15M, cuenta que desde el colegio era consciente de las diferentes costumbres, palabras o comidas, de que sus abuelas no estaban pero estaban en el teléfono y en cartas, pero hasta que no fue adulto no comenzó a hacerse preguntas sobre el exilio.

A hacérselas a sí mismo y no a materializar sus interrogantes. El diálogo, explica, raramente es explícito, ha estado años «sin salir» y cuando lo hace es «de repente» y «a borbotones» porque «está atravesado por toda la dificultad de la memoria».

«Se enfrenta a las lógicas de cuando alguien tiene una historia violenta, dramática, ¿la cuenta a su generación cuando pregunta? ¿Y qué pasa si no se pregunta? Cada familia lo resuelve como mejor puede», añade este joven.

‘Partidos’ quiere contar esta historia pendiente, la de «la ida y vuelta permanente» de los argentinos, pero también la del proceso «históricamente universal» del exilio.

FUENTE

Comparte en ...