El túnel de hielo patagónico

El tunel de hielo patagonico

Comparte en ...

El túnel de hielo patagónico que se derrite en un mes, está en las cercanías de Esquel, a 1.900 metros sobre el nivel del mar.

A 1.900 metros sobre el nivel del mar, en la Patagonia argentina, se forma durante unas pocas semanas al año un túnel de hielo fugaz.

A lo largo de cuatro semanas, se agranda y se divide mientras se derrite hasta desaparecer.

Está casi en la cumbre del cerro La Torta, a 50 kilómetros de la ciudad de Esquel, y es cuestión de días que este año vuelva a formarse y pueda ser atravesado por los turistas.

“En invierno, cuando caen las nevadas se acumula mucha nieve, se compacta y se queda dura. En verano, por la ubicación de la montaña, al estar al reparo del sol, la nieve se derrite a la inversa, de dentro hacia afuera. El agua empieza a comer este gran bloque de nieve y se forma un túnel que llega a tener más de 100 metros de longitud”, dice a EL PAÍS el secretario de Turismo de Esquel, Mariano Riquelme.

Frente a la entrada hay una cascada imponente. Según quienes lo han visitado, apenas entrar en él se ve un cielorraso blanco y escamado, que en los días de sol tiene destellos de azules y turquesas intensos.

La temperatura baja de golpe en su interior y entre las piedras del suelo serpentea el arroyo Irigoyen.

El eco de las voces se mezcla con el rumor del agua y de las gotas que caen por el deshielo.

“Se puede visitar en todo momento, pero siempre cambia. Podés llegar y que haya solo una cueva de nieve, es decir, sin salida en uno de los extremos. En una semana más el túnel ya estará formado por completo”, dice Riquelme.

En unos 15 días, se habrá dividido en dos o tres túneles o ramificaciones y aproximadamente en un mes se derretirá por completo.

“La excursión hasta el lugar ya es un atractivo en sí mismo”, asegura el secretario de Turismo de esta localidad de la provincia de Chubut.

Durante la caminata pueden apreciarse hermosas vistas del parque nacional Los Alerces, como el lago Futalauquen y la pequeña villa homónima.

El parque, uno de los más famosos de Argentina, fue declarado el año pasado Patrimonio Mundial de la Humanidad por su bosque milenario, entre el que destaca El Abuelo, un alerce imponente de más de 2.600 años de antigüedad.

Quien hace cumbre, sólo unos pocos metros más arriba del túnel, puede asomarse también al otro lado del valle.

FUENTE

Comparte en ...